Nacionales | Politicas 06/08/2020  13:03 hs.

Argentina y América Latina en la geopolítica de Donald Trump

 

Por Juan Manuel Severo Frers - Lic. en Relaciones Internacionales y Ciencia Política

El pasado 28 de julio se daría a conocer una información, que si bien no tuvo una alta repercusión, no deberíamos pasar por alto: un asesor de Donald Trump revelaría la razón por la cual ayudaron al gobierno de Mauricio Macri a acceder al histórico rescate del FMI.


En efecto, en una videoconferencia con el Consejo Chileno para las Relaciones Internacionales (CCRI), el actual asesor de Seguridad Nacional para América Latina de la Casa Blanca, Mauricio Claver-Carone, confesaría que,  detrás de la intercesión del presidente norteamericano ante el FMI para forzar al organismo a conceder el polémico préstamo al gobierno argentino, yacía la intención de sostener a Mauricio Macri en el poder con el fin de evitar la vuelta del peronismo, un escenario que según su perspectiva, representaría un obstáculo para su política hacia Venezuela y facilitaría la conformación de un eje “populista” entre ésta última, Argentina y Cuba. 

Ahora bien… ¿Por qué deberíamos detenernos en esta declaración, más aun cuando después de los ya conocidos resultados electorales, pareciera no tener ningún valor en la actualidad?
Porque este testimonio constituye una evidencia más de que Estados Unidos no es un simple espectador de lo que acontece en América Latina, y en consecuencia, en numerosas ocasiones la volatilidad de la política latinoamericana tiene su razón de ser o explicación en la satisfacción de los intereses hegemónicos de la potencia del norte.

Por lo tanto, esta información revelada desde el mismo seno del gobierno norteamericano, debería ser un aliciente para que como argentinos y latinoamericanos, tomemos conciencia del valor geopolítico y estratégico que posee nuestra región, y para que al momento de juzgar la política nacional y latinoamericana, comencemos a tener en cuenta el contexto regional e internacional en el que se desenvuelve.

De este modo, volviendo sobre el comentario del asesor norteamericano, lo que deja en claro es que el gobierno de Venezuela – en particular – y el avance del “populismo” – en general – representan hasta el día de hoy una amenaza a sus intereses geopolíticos y económicos en América Latina, y por consiguiente, la permanencia en el poder de gobiernos afines se convierte en una condición fundamental para su resguardo.

En este sentido, es sensato afirmar que América Latina es “una tierra en disputa”, entre una potencia mundial que busca mantener el control hegemónico sobre la región – no pocas veces apoyado y facilitado por estos gobiernos latinoamericanos alineados a sus políticas – y gobiernos y movimientos sociales que cuestionan su tradicional dominio y persiguen un desarrollo más autónomo y soberano para sus respectivos países.

Así, en este contexto, el caso de Venezuela no es sólo una realidad – marcada por una grave crisis política, económica, social y humanitaria en la que su gobierno tiene una buena cuota de responsabilidad – sino que también es parte de una construcción discursiva de un “enemigo” por parte de una potencia mundial que ve en el actual régimen de gobierno – el chavismo - una seria amenaza a sus intereses, y con la cual intenta arrastrar a los restantes países latinoamericanos a seguir sus pasos. De este modo, Venezuela se convierte hoy en lo que Cuba fue en los años 60.

Dicho esto, si queremos ser objetivos y críticos al momento de analizar la política latinoamericana, deberíamos tener en cuenta la incidencia de estos factores externos y saber diferenciar cuando y hasta donde, en verdad, están en juego valores como la democracia o los derechos humanos, y cuando y hasta donde se trata simplemente de operaciones con las cuales la potencia interviniente busca satisfacer sus intereses hegemónicos.

Y sostenemos esto, primero, porque en este caso Estados Unidos parece no aplicar la misma vara para todas las situaciones: con respecto a aliados como Arabia Saudita e Israel, es conocida su política de tolerancia y silencio ante la violación sistemática de los derechos humanos. Y en el caso de la primera, nunca ha cuestionado su naturaleza autoritaria. 

Y segundo, porque por momentos vemos a los países latinoamericanos asumir o priorizar agendas ajenas (terrorismo, crimen organizado y narcotráfico, que son las preocupaciones de Estados Unidos) por sobre otras que hacen a sus principales preocupaciones o amenazas.

Para cerrar, como dato de color, vale la pena agregar que Mauricio Claver-Carone no sólo es el actual candidato de Donald Trump para hacerse con la dirección del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) – cuestión que levantó críticas por parte de destacados políticos latinoamericanos al intentar dejarse de lado una tradición por la cual el presidente del BID debe ser de origen latinoamericano – sino también es un acérrimo defensor de una política de mano dura hacia Venezuela. En clave geopolítica, nada de esto puede ser casualidad.








Moneda
Dólar Nacional 75.06 79.92
Dólar San Francisco 74.98 80.23
Euro Nacional 86.64 92.56
Euro San Francisco 87.98 93.23
Riesgo País   1343
Cereales
Maíz 12370
Trigo S/C
Sorgo S/C
Soja S/C
Lino S/C
Girasol S/C
Mijo S/C
Institucional

Conocé nuestra empresa en toda su extensión.

Ingresar

FM CONTACTO
Profesionales

Accedé a la Guía de Profesionales de San Francisco.

Ingresar