Internacionales | Politicas 28/05/2020  11:14 hs.

Eje Venezuela-Irán: El nuevo desafío para Estados Unidos

 

Por Juan Manuel Severo Frers - Lic. en Relaciones Internacionales y Ciencia Política

Si algo quedó evidenciado durante este tiempo, es que ni una crisis como la que estamos padeciendo es suficiente para disuadir el suspicaz movimiento de piezas que se da habitualmente en el tablero internacional.


En efecto, uno de los movimientos geopolíticos más relevantes tuvo lugar la semana pasada, cuando Irán, respondiendo al llamado de Venezuela, acordó el envío de 5 buques petroleros cargados de combustible, a cambio de lo que se sospecha serían toneladas de oro venezolano.

La decisión del gobierno venezolano de importar combustible se explica por el colapso de las principales refinerías del país, que ha derivado en una alarmante escasez de gasolina, lo que a su vez es producto de la grave crisis económica y política que golpea a Venezuela y del estricto bloqueo económico impuesto por Estados Unidos.

En un principio, el gobierno bolivariano intentó cubrir ese déficit mediante el intercambio de crudo por gasolina a través de la empresa rusa Rosneft, que se encargaba de comercializarlo en los mercados internacionales. Sin embargo, a causa de las sanciones norteamericanas, pronto se vio forzada a cesar sus operaciones con el régimen venezolano.

Es en este contexto que Venezuela recurre a la ayuda de Irán, alcanzándose un compromiso cuya importancia amerita algunas reflexiones.

En primer lugar, hay que decir que con esta maniobra en conjunto, Venezuela e Irán se han convertido en los artífices de una desafiante jugada geopolítica que intenta sortear las sanciones económicas que Estados Unidos viene aplicando hace años sobre ambos países:

Por un lado, el presidente Maduro accede al tan ansiado combustible que previamente - sanciones de por medio - se le había dificultado obtener. Además, encuentra en Irán un socio predispuesto a colaborar con su gobierno, en un contexto internacional en donde las sanciones disuaden cualquier acercamiento con éste y en el que mercado petrolero mundial se encuentra ante un colapso histórico, profundizado por la pandemia. 

Por el otro lado, si es verdad que Irán está recibiendo oro a cambio de sus servicios, podría cambiarlo por efectivo, y en consecuencia, no sólo lograría sortear las sanciones económicas que pesan sobre su país, sino también disponer de ingresos ante una economía que se contrae por los efectos del Coronavirus.

En segundo lugar, más allá de la cooperación en materia energética (que incluye el envío de material y personal capacitado para la reactivación de las refinerías más importantes del país), no se puede soslayar el valor geopolítico que dicha aproximación posee por sí misma: es quizás la renovación de una alianza política y económica entre dos Estados que son considerados por Estados Unidos como una amenaza a sus intereses nacionales. Es una vuelta a la vieja doctrina según la cual “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”.

En tercer lugar, no podemos dejar de notar un cambio de piezas importante, por lo menos en lo que hace a la cooperación con Venezuela en materia energética: Irán viene a llenar el vacío dejado por otro aliado estratégico como Rusia (a través de Rosneft). Este dato nos da cuenta de que la trama de alianzas tejida por Venezuela a lo largo de los años no ha sido casual, sino que responde a una intencionalidad, que fundamentalmente consiste en contrarrestar el avance norteamericano.

Finalmente, esta alternativa por la que optó Venezuela también puede ser analizada desde el enfoque de la “Interdependencia Compleja” (propuesto por los liberales Keohane y Nye), a través de sus conceptos de “sensibilidad” y “vulnerabilidad”.

Según los autores, la sensibilidad implica los costos de un cambio externo en un marco de políticas concreto: en un contexto de interdependencia, es normal que los Estados sean sensibles a los cambios externos, buscando adoptar decisiones que puedan disminuir los costos de esa sensibilidad.

En cambio, aquellos hablan de vulnerabilidad cuando un actor continúa experimentando costos impuestos por acontecimientos externos, aún después de haber modificado sus políticas.

En este sentido, podemos sostener que Venezuela ha demostrado tener “sensibilidad” ante los cambios externos, ya que producto de las sanciones económicas impuestas desde afuera, pasó a estar en una situación crítica en materia energética. Ahora bien, si después de las medidas adoptadas para disminuir los costos impuestos por acontecimientos externos – como el acuerdo alcanzado con Irán, y sobre todo, el intento de reactivar sus principales refinerías - continúa experimentándolos, entonces Venezuela se habrá convertido en un Estado vulnerable.

En suma, no hay dudas que el compromiso alcanzado entre Venezuela e Irán constituye una iniciativa interesante desde la perspectiva de la geopolítica mundial, ya que desafía abiertamente a Estados Unidos. Ahora resta por verse cuál será la respuesta de este último, ante un contexto nacional e internacional sumamente adverso.








Moneda
Dólar Nacional 75.06 79.92
Dólar San Francisco 74.98 80.23
Euro Nacional 86.64 92.56
Euro San Francisco 87.98 93.23
Riesgo País   1343
Cereales
Maíz 12370
Trigo S/C
Sorgo S/C
Soja S/C
Lino S/C
Girasol S/C
Mijo S/C
Institucional

Conocé nuestra empresa en toda su extensión.

Ingresar

FM CONTACTO
Profesionales

Accedé a la Guía de Profesionales de San Francisco.

Ingresar