Nacionales | Politicas 14/06/2019  08:26 hs.

El Gobierno apuesta al aporte silencioso de gobernadores afines que llevan boleta corta

 

El objetivo es claro: asegurar como sea el triunfo de Mauricio Macri en las elecciones presidenciales . Con esa meta entre ceja y ceja, y la participación de Miguel Ángel Pichetto como intermediario, el Gobierno apunta a acordar en los próximos días con buena parte de los seis gobernadores que en el cierre de alianzas decidieron ir con "boleta corta" para sus candidatos a legisladores nacionales, sin definir su apoyo por ningún postulante presidencial.


Los gobernadores de Neuquén, Río Negro, Misiones y -sobre todo- Córdoba son los principales objetivos de las gestiones que ya comenzaron Pichetto y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el nuevo tándem de negociación con los mandatarios provinciales, a quienes podría sumarse el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, quien recibió de manera positiva la incorporación del senador rionegrino al universo oficialista.

Santiago del Estero, gobernada por Gerardo Zamora, y Chubut, donde Mariano Arcioni obtuvo su reelección, son las otras dos provincias que tampoco adhirieron a ninguna lista para presidente, pero ya dejaron en claro en las últimas horas que apoyarán al kirchnerismo en las presidenciales. "No podemos contar con ellos", afirmaron en un importante despacho de Balcarce 50. Los cañones están puestos entonces en esos cuatro distritos, en los que -si se suman los cinco donde gobierna Cambiemos- vive el 60% del electorado nacional.

"Nos interesa que gobernadores como [Omar] Gutiérrez, [Alberto] Weretilneck o [Juan] Schiaretti apoyen, explícita o implícitamente, la boleta de Macri", afirmó una alta fuente oficialista. La idea: que los jefes distritales, a quienes se suma el Frente de la Concordia misionero, que impulsó la candidatura del médico Oscar Herrera Ahuad, "trabajen" (incluyan, distribuyan) la boleta de Macri junto a la de sus candidatos a legisladores nacionales.

Salvo Córdoba, en los tres distritos se registraron duras derrotas de los candidatos de Cambiemos a gobernador. Humberto Schiavoni, el presidente de Pro y único candidato a gobernador del espacio sin contar a Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal, perdió por más de 50 puntos de diferencia en Misiones, mientras que también fueron pobres las performances de los radicales Lorena Matzen y Horacio "Pechi" Quiroga en Río Negro y Neuquén, respectivamente. Solo en Córdoba los votos sumados de los radicales Mario Negri y Ramón Mestre (que fueron por separado) alcanzaron el 30 por ciento, aunque lejos de los 57 puntos de Schiaretti.

Frigerio, que ayer estuvo en Santiago del Estero con Zamora y mañana se verá en Misiones con el gobernador Hugo Passalacqua, contará con Pichetto para "encaminar" el vínculo con los mandatarios provinciales, que hacen un culto de su independencia de liderazgos nacionales. "Se suma claramente a la campaña", dijo ayer la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en relación con Pichetto, con quien ayer compartió la primera reunión de gabinete luego de la definición de la fórmula oficialista.

El gobernador rionegrino, Alberto Weretilneck, que buscará una banca en el Senado, tiene un buen vínculo político con el flamante vice de Macri. Un punto en contra: la buena imagen que en Río Negro tiene la expresidenta Cristina Kirchner. "Pichetto es senador por esa provincia y tiene llegada directa al gobernador", se esperanzan en Balcarce 50. En Misiones, Macri y el kirchnerismo están parejos, y además Ahuad afirmó, poco después de ganar, que su partido "es oposición a Cambiemos". En Neuquén, donde el MPN gobierna desde hace seis décadas, Macri tiene mejor imagen que el kirchnerismo, y en el Gobierno apuestan al vínculo construido en estos años con el Presidente y ministros como Frigerio. En el Gobierno agradecen además que Schiaretti no haya apoyado de manera directa a la fórmula de Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, con quien compartía el hoy desmembrado esquema de Argentina Federal.

Un solo punto "oscuro" subyace en este esquema: la posibilidad de "descuidar" a los propios candidatos a legisladores nacionales de Juntos por el Cambio en esas provincias. "Lo más importante acá es la boleta del Presidente", responden desde la Casa Rosada. Y advierten que tanto el macrismo como sus socios radicales y de la CC-ARI están al tanto y aprueban la estrategia nacional en las provincias con gobernadores.

Fuente: La Nación