Locales | Culturales 06/04/2020  19 hs.

La mejor aventura de Saint Exupery, el autor de "El principito": los 16 meses que pasó en en Buenos Aires

 

Un día como hoy del año 1943 se publicaba una de las novelas más leídas del planeta: "El Principito".


La historia da cuenta de que su libro más famoso habría tenido su origen en estas tierras: la leyenda dice que el escritor aterrizó en un campo, cerca de Concordia, Entre Ríos, y una cueva de vizcacha le quebró una rueda. Cuando bajó se encontró con dos chicas rubias, a caballo, que se burlaron de él, pero en francés.  "¡Qué tonto! ¡No vio la cueva!", decían. 


Producciones periodísticas de calidad sobre temas de amplio interés social.
Ellas eran Edda y Suzanne Fuchs, de 9 y 14 años: Saint-Exupéry se hizo amigo de los padres y en 1932 les dedicó un artículo, Las princesitas argentinas (nótese el parecido con el título del libro), en el que hablaba de ellas, que tenían domesticados dos zorros y algunas víboras, mientras que SU madre cultivaba rosas.

En esa escena del encuentro con las chicas se habría inspirado para narrar la memorable escena en que un piloto baja en el Sahara por un problema con el motor y una vocecita lo sorprende:

-¡Por favor, dibújame un cordero! 

​El Principito es actualmente el tercer libro más vendido de la historia, después de La Biblia y El Capital. Además, es el cuento moderno que ha sido traducido a un mayor número de idiomas -391 hasta ahora- y cuenta con más de doscientas portadas distintas.

​El Principito es actualmente el tercer libro más vendido de la historia, después de La Biblia y El Capital.

El escritor llegó a la Argentina el 12 de octubre de 1929 y permaneció en el país hasta el 1º de febrero de 1931. Había venido para ocupar el cargo Director de Tráfico de la Aeroposta Argentina, empresa dedicada al transporte de correo y de pasajeros, filial de la Compagnie Générale Aéropostale de Francia, también enfocada en la apertura de rutas aéreas hasta ese momento desconocidas, lo que entonces significaba poco menos que una epopeya.

Durante sus estadías en Buenos Aires, Saint-Exupéry se alojó en el departamento 605, del piso sexto de la torre Mitre en la histórica Galería Güemes (Florida 165). Y fue ahí, generalmente de madrugada, que fue dando forma a Vol de nuit (Vuelo nocturno), una novela ambientada en la Argentina, y  en la que también volcaba sus recuerdos personales en relación a la aviación y a esa sensación de libertad que no encontraba más que en la escritura. Ese libro sería publicado tras su regreso a Europa, en 1931.

También en ese departamento porteño, más puntualmente en la bañera, hospedó a una foca bebé con la que se había encariñado en uno de sus viajes a la Patagonia: el animal retozaba entre barras de hielo, pese a las quejas de los vecinos.

Por entonces, el autor ganaba buen dinero y disfrutaba del teatro -frecuentaba el Tabarís-, hasta que su vida dio un vuelco en 1930, cuando se cruzó por primera vez con la mujer que se convertiría en su musa, la salvadoreña Consuelo Suncín. Ella era dos veces viuda y había llegado a la capital argentina a cobrar un dinero de su último esposo, un afamado periodista.

Repasando los hechos, uno diría que el encuentro fue fruto de la magia que a veces impone el azar: se conocieron en un evento en la Alianza Francesa, al que el escritor había llegado muy tarde. Se topó con Consuelo en la escalera, cuando ésta -que ya se retiraba- bajaba para dirigirse a su casa.

El feminismo se mete con los clásicos: "El Principito" ahora es "La Principesa"

El feminismo se mete con los clásicos: “El Principito” ahora es “La Principesa”
Al otro día, Saint Exupery la llevó hasta el aeropuerto de Pachecho, a 35 kilómetros de la ciudad, y al que se llegaba por caminos de barro, y la convenció de volar:

-O usted me da un beso o nos estrellamos los dos… -le dijo Antoine mientras surcaban el cielo. Y después de besarla le propuso casamiento. Terminaron la noche en el departamento de la calle Florida.

En El principito, ella es la Rosa con la que conversa el personaje.


También aquí conoció al famoso arquitecto ​Le Corbusier, a quien llevó a sobrevolar Buenos Aires.

La noche del 12 de octubre de 1929, ambos durmieron bajo el mismo techo, en Buenos Aires. Cada uno lo hizo en su habitación del Majestic, el lujoso hotel que se alzaba en el 1302 de la Avenida de Mayo.

"Esos hombres eran muy distintos. A Le Corbusier, un arquitecto de cuarenta y tres años, las élites culturales del mundo lo consideraban un renovador de la arquitectura como arte total -recuerda Abós en su libro Mira la catedral que habitas (Sudamericana)-. Visitaba América Latina bajo el auspicio de personas o entidades que querían retenerlo para gozar de sus innovaciones.

En Buenos Aires, donde lo había invitado Amigos del Arte, un grupo de animación cultural privado que trajo muchos escritores, pensadores y artistas célebres, fue recibido como maestro por Victoria Ocampo y demás miembros de la vanguardia porteña. Soñaban con que Le Corbusier diera a luz una nueva Buenos Aires, que salvara a la fenicia ciudad convirtiéndola en un Olimpo moderno."

Al final de su vida, Saint Exupéry llegó a decir que los meses que había pasado en la Argentina habían sido los mejores de su vida.








Moneda
Dólar Nacional 66.27 71.11
Dólar San Francisco 67.00 71.00
Euro Nacional 72.53 78.23
Euro San Francisco 73.00 78.00
Riesgo País   2615
Cereales
Maíz 8000
Trigo 11980
Sorgo S/C
Soja 14930
Lino S/C
Girasol S/C
Mijo S/C




Institucional

Conocé nuestra empresa en toda su extensión.

Ingresar

FM CONTACTO
Profesionales

Accedé a la Guía de Profesionales de San Francisco.

Ingresar