Locales | Accidentes 07/03/2018  19:00 hs.

Flor Gómez, con 20 años, suma su nombre a una trágica lista de muertes evitables

 

Por Daniel Pastore

Nicolás Martorell, Agustín Bongiovanni, Alfonsina Bordese, José Galván, Carlos Marchi, Luciano Pedernera, Flor Gómez...19, 25, 23, 20, 16, 72 y 20 años.


En apenas 65 días de comenzado el año 2018, esa es la triste, trágica, frustrante lista de muertos en accidente de tránsito en el conglomerado urbano que conformamos San Francisco-Frontera-Acapulco.

Más de una persona fallecida cada diez días. Terrorífica estadística.

Cinco de los accidentes en la jurisdicción de San Francisco y los otros dos en el Interprovincial, del lado de Frontera. Poco importa.

Todas las víctimas fatales se transportaban en motocicletas.

La mayoría no llevaba la medida protectora del uso del casco y algunas no tenían autorización legal para conducir.

Dicen los especialistas en accidentología que el 95% de los choques se originan en fallas humanas y por tanto son evitables.

La manera de evitarlos es tan simple como complejo llevarlo a la práctica: cumplir las normas de tránsito.

Con solo esa actitud de parte de los conductores se hubieron evitado los siete accidentes y las siete muertes.

Y aún sin cumplir la normas, con el accidente producido, si los motociclistas hubieran utilizado correctamente las medidas de seguridad, las consecuencias, muy probablemente, no habrían sido fatales.

Se alzan voces pidiendo más controles.

Desde este espacio apoyamos esos reclamos a la vez que criticamos a aquellos que son controlados y ponen el grito en el cielo cuando les aplican las sanciones correspondientes.

Sin embargo, afirmamos con convicción, que la solución del problema de fondo no está afuera sino dentro de nosotros.

En un cambio de conducta.

En un cambio de cultura.

En pasar de la cultura del irrespeto a la cultura del respeto de las normas de tránsito.

Esa es la solución real a este triste y trágico problema. Tan fácil de enunciar como difícil de llevar a la práctica.







Enviar Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.



Comentarios