Internacionales | Politicas 14/03/2018  08:19 hs.

Trump echó a su secretario de Estado y lo reemplaza por un halcón de la CIA

 

El mandatario despidió a Rex Tillerson por diferencias con el pacto con Irán y su lugar lo ocupará Mike Pompeo. Asimismo, Gina Haspel estará a cargo de la organización de inteligencia.


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, destituyó a su jefe de la diplomacia, Rex Tillerson, y nombró al director de la CIA, Mike Pompeo, para sucederlo, poniendo fin a una gestión del exejecutivo petrolero marcada por desencuentros y constantes rumores de partida.

El secretario de Estado saliente, que regresó antes del amanecer de una gira por África, no habló con el presidente antes de que se anunciara su destitución y desconocía el motivo de su repentina expulsión, según un alto funcionario del Departamento de Estado.

El presidente quería reestructurar su equipo con miras a iniciar conversaciones con Corea del Norte, tras el sorprendente anuncio la semana pasada de un encuentro entre Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un, dijo un alto funcionario de la Casa Blanca.

Trump tuvo pocas palabras de elogio para Tillerson, quien varias veces en los últimos meses parecía estar a punto de ser expulsado. "Se ha logrado mucho en los últimos 14 meses y les deseo lo mejor a él y a su familia", dijo Trump, agradeciendo a Tillerson "por su servicio".

Pero en declaraciones a periodistas antes de partir a California, Trump habló abiertamente de sus desencuentros con el exjefe de Exxon, en particular sobre el acuerdo nuclear con Irán.

"Rex y yo (...) nos llevamos bastante bien, pero discrepamos en cosas", dijo. "El acuerdo con Irán pensé que era terrible, él pensó que estaba bien. Yo quería romperlo o hacer algo, él se sentía un poco diferente. Entonces, realmente no estábamos pensando lo mismo".

Más temprano, Trump había alabado el trabajo de Pompeo, un exoficial del ejército estadounidense y congresista que dirigió la Agencia Central de Inteligencia (CIA) desde enero de 2017, considerándolo como "la persona adecuada para el trabajo en este momento crítico".

"Continuará nuestro programa de restaurar la posición de Estados Unidos en el mundo, fortalecer nuestras alianzas, enfrentar a nuestros adversarios y buscar la desnuclearización de la península coreana", dijo Trump.

Trump pidió que Pompeo sea confirmado rápidamente por el Senado, mientras su administración prepara esas sensibles conversaciones, cuya fecha y lugar aún no se han determinado.

Para reemplazar a Pompeo, Trump nombró a Gina Haspel, una funcionaria de carrera de la CIA y primera mujer designada para el puesto.

El saliente secretario de Estado, que estaba de gira por África la semana pasada cuando Trump decidió aceptar la invitación para reunirse con Kim, suspendió su agenda por estar "indispuesto" y acortó su viaje para poder regresar a Washington.

Tras el anuncio de Trump el martes, Steve Goldstein, subsecretario de Estado para Asuntos Públicos, dijo que Tillerson no había hablado con el presidente esta mañana y desconocía las razones de su destitución.

En una serie de tuits en su cuenta oficial, Goldstein dio a entender que Tillerson se vio sorprendido por su destitución. "El secretario tenía toda la intención de quedarse debido al progreso tangible logrado en cuestiones críticas de seguridad nacional. Estableció y disfrutó las relaciones con sus contrapartes", dijo Goldstein. "Le deseamos lo mejor al secretario designado Pompeo", agregó.

También destacó "la relación extraordinariamente sólida" con el Pentágono, en un reconocimiento al estrecho vínculo laboral de Tillerson con el secretario de Defensa, Jim Mattis.

Durante su gestión, Tillerson se vio muchas veces forzado a negar que se había peleado con Trump, y prometió permanecer en el cargo a pesar de trascendidos de que alguna vez calificó al presidente de "imbécil".

Como jefe de la diplomacia estadounidense enfrentó muchos desafíos de política exterior, desde las amenazas nucleares de Corea del Norte hasta problemas con Rusia y supuestos ataques contra diplomáticos estadounidenses en Cuba. Pero sus esfuerzos a menudo fueron eclipsados por el estilo poco diplomático de Trump y sus tuits burlones que provocaron tensiones internacionales.

Fuente: Ámbito





Más Noticias


Enviar Comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores.



Comentarios